domingo, 13 de agosto de 2017

Comunicado del Comité de Solidaridad con Venezuela y la Revolución Bolivariana





 COMITÉ DE SOLIDARIDAD CON VENEZUELA Y LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA



POR EL PRINCIPIO UNIVERSAL DE AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS

El Presidente de los Estados Unidos de Donald Trump ha declarado públicamente su intención de invadir militarmente el territorio de la República Bolivariana de Venezuela, con sus propias palabras ha expresado lo siguiente “Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluida la militar si fuera necesario”.

Esto viola y transgrede el mandato de la Carta de las Naciones Unidas que en su artículo segundo literalmente expresa.

“Los Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado…”; Más adelante agrega la carta de la ONU: “Ninguna disposición de esta Carta autorizará a las Naciones Unidas a intervenir en los asuntos que son esencialmente de la jurisdicción interna de los Estados…”.

Esto último para vergüenza de Costa Rica es lo que hace el canciller costarricense Manuel González Sanz, en clara violación a nuestra Constitución Política que dice: Artículo 2, “La soberanía reside exclusivamente en la Nación”. Lo confirma y profundiza el artículo 3, que dice “Nadie puede arrogarse la soberanía; el que lo hiciere cometerá el delito de traición a la Patria”, esto lo aclara aún más el artículo 4, cuando expresa: “Ninguna persona (canciller, diputado, funcionario público) o reunión de personas puede asumirla representación del pueblo, arrogarse sus derechos, o hacer petición esa su nombre. La infracción a este artículo será sedición”.

Por estas razones, este grupo de ciudadanos costarricenses, expresa su enérgico repudio a las amenazas expresadas por el Presidente Donald Trump con el beneplácito irresponsable del canciller Manuel González.

Confirmamos nuestra determinación de continuar la lucha en defensa del derecho de cada pueblo de construir y confirmar sus propios valores democráticos, justicia social y solidaridad con otros pueblos del mundo y en particular con los pueblos hermanos de América Latina.

Además consideramos que, a pesar de las opiniones encontradas, que es de gran valor humano y social la determinación de las autoridades venezolanas a recurrir a instrumentos jurídicos, sumamente valorados por el pueblo costarricense como ha sido la convocatoria de una asamblea constituyente a fin de discutir en paz, los temas centrales de su país. Del mismo modo aplaudimos la decisión de algunas fuerzas opositoras al gobierno de Venezuela de participar en los procesos electorales que se avecinan.


San José 11 de agosto del 2017